Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Qué es el Burnout?

El Burnout es el síndrome del “quemado por el trabajo“, se produce por una acumulación de estrés crónico. Según Antonio Cano, catedrático de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y la Depresión su diferencia con otras patologías como la depresión es únicamente que sus síntomas aparecen sólo en el ámbito laboral, aunque advierte que si no se tratan a tiempo pueden trascender al resto de las facetas de la vida.

La transformación en Recursos Humanos nos lleva casi siempre a modificar políticas desarrollo, retributivas, aspectos organizativos etc…, pero, en ocasiones olvidamos otras relacionadas con el bienestar, sobre todo del propio Departamento de Personas, que como dice un amigo y colega, son personas que cuidan de personas -o al menos debieran serlo-.

¿Cómo prevenirlo, cómo identificarlo, cómo contrarrestarlo…? 

Tabla de Contenidos

  1. ¿Qué es el Burnout?
  2. ¿Burnout en Recursos Humanos?
  3. Dos ejemplos de profesiones idealizadas
  4. Síntomas asociados al Burnout
  5. Claves para cuidar de tu equipo de Recursos Humanos

¿Burnout en Recursos Humanos?

Posiblemente al finalizar de leer el post encuentres ejemplos de personas que según su comportamiento encaja en los patrones de comportamiento, pero, hay que tener en cuenta que no siempre es así, en ocasiones es ausencia de “Skills”,  sin más, pero no necesariamente es patológico.

Hace poco hablaba con un colega que comentaba las malas pulgas de un antiguo jefe, estaba convencido de que era patológico, pero no, avanzando en la conversación descubrimos que venía así, no se quemó con el tiempo.

Burnout

Burnout, síndrome del quemado por el trabajo

Es definido por primera por el psicólogo norteamericano Herbert Freudenberger (1974) y más tarde por Christina Maclach (1976). Maslach pone mucho énfasis en el aspecto emocional, lo define como un síndrome de agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal, que puede ocurrir entre individuos que trabajan con personas.

En la práctica, suele encontrarse en profesionales con cierto grado de “idealización” de su rol, por ejemplo: profesores, médicos, psicólogos, abogados…

Dos ejemplos de profesiones idealizadas

  1. Un médico que en sus años de carrera universitaria se imaginó salvando vidas todos los días y, por circunstancias, debe escuchar pacientes de “paracetamol y mucha agua” diariamente, esta situación puede acabar generando odio a los pacientes.
  2. Un Director de Recursos Humanos mientras iniciaba su carrera creía que contrataría cada día a un CEO del IBEX para su compañía, pero buena parte de su trabajo lo dedica, por ejemplo, a participar en el “wellcome pack” con empleados recién incorporados a la compañía, éste corre el riesgo de acabar odiando a los empleados.

¿Síntomas asociados al Burnout?

¿Cómo identificar el síndrome de Burnout?

Si habiendo descansado suficiente -7 horas al día- te levantas agotado, tienes problemas de sueño, disfunción sexual, además la actividad diaria pierde sentido y valor, el absentismo aumenta, hay un pérdida de implicación o dejación de responsabilidad, falta de concentración o imposibilidad de tomar decisiones, malhumor generalizado, y a lo largo del día tienden a la evitación de contacto con otros (despersonalización) o existe un sentimiento de fracaso profesional, pueden ser síntomas de alarma.

Burnout or Balance

Tú eliges, Burnout or Balance

Claves para cuidar de tu equipo de Personas

Todos los equipos son importante, pero, el de Recursos Humanos es clave para construir un sitio mejor para el resto de la organización. Desde la Dirección de Recursos Humanos cuidemos algunos aspectos:

  1. Contrata Personas orientadas a Personas. Sin duda, la competencia más importante junto a la orientación al cliente interno. No puedes tener un equipo de Recursos Humanos que no tenga vocación de servicio a los demás. Parece obvio, pero, a lo largo de estos años he visto muchas personas trabajando para “Personas” con una orientación inhumana. El trabajo para Personas es duro y a veces poco agradecido, ha de llevarse dentro, como el ADN –en otro post trataré este tema de forma exclusiva-.
  2. Genera espacios de trabajo colaborativo y de esparcimiento. Los colores, el efecto ambiental del mobiliario, su disposición…condicionan las comunicaciones y, también, impactan en aspectos emocionales. Visitar oficinas como las de Google o LinkedIn es toda una experiencia inspiradora, lo digo por experiencia. Aunque, es importante, tener en cuenta que -me reservo otra entrada- los futbolines no dan la felicidad.
  3. Define el rumbo de forma clara. Orientar los objetivos, marcar el camino a los colaboradores de Recursos Humanos de forma clara generará seguridad, en cambio, si el rumbo es difuso, la sensación de pérdida de control provocará desinterés o desmotivación y como consecuencia, tratar a los colaboradores como entes y no como personas.
  4. Incentivar los hábitos saludables. Los horarios laborales en España aún están muy lejos de los de otras ciudades del mundo, idear políticas de recursos humanos que logren un equilibrio para conseguir los objetivos de la compañía y, a su vez, consigan un estado mental y físico positivo ayudará a llevar a la organización más lejos.
  5. Las personas sanas son más productivas. Un par de ideas:
    1. El “vending” saludable. Promueve la comida saludable, quizás disminuir la bollería industrial y los Kit-Kat por frutas es buena opción.
    2. Equilibrio cuerpo-mente. La vida en la oficina a veces deja poco tiempo para ejercitar el cuerpo y liberar la mente. Posiblemente dejar tiempo a los empleados para ser más activos físicamente repercuten positivamente en su productividad.
    3. Mindfulnes para evitar el Burnout. Dedica una parte del día a realizar alguna práctica de atención plena consciente.
  6. Construye un programa de “Team-Building” especial para Recursos Humanos. Estar en primera línea, en contacto con empleados, requiere trabajo duro. Llenar los depósitos de energía con jornadas divertidas y, a la vez productivas, reportará beneficios en el resto de empleados. Invierte en buenas dosis de humor y diversión para Recursos Humanos.
  7. No somos iguales. Como escribía en una entrada anterior, no hay nada tan injusto como tratar a todos por igual. No quiere decir que perdamos la equidad, pero hay empleados que necesitan un desahogo emocional mayor que el resto. Estudiar sus descansos y el volumen de trabajo que puede asumir es fundamental.

Por supuesto, ser feliz debería ser obligatorio en toda la organización, pero, sobre todo, en un equipo que ha de liderar las estrategias de Talento.


 Post publicado en www.david-guzman.com

Sobre el autor, David Guzmán:David Guzmán. Experto en TALENTO DIGITAL y Linkedin. Director de equipos de Recursos Humanos. Profesor universitario invitado en el área de Capital Humano en URJC y UNIR, Formador. Especialista en Mandos Intermedios, Desarrollo de Personas, Metodologías Ágiles aplicadas a HR y con vocación por la Gestión del Talento en organizaciones 3.0. Autor del blog sobre el mundo Personas en www.david-guzman.com. La innovación, la transformación cultural en las organizaciones a través de sus Personas y de la mano de Recursos Humanos son el medio para lograr el éxito. Felicidad y Productividad, binomio de éxito” – David Guzmán.-

Recibe todas las actualizaciones por mail