Mando Intermedio: El Superman de la empresa.

Es de sobra conocida en la cultura occidental la habilidad de Clark Kent por compatibilizar varias vidas, la de redactor en el Daily Planet de Metrópolis y la de superhéroe evitando desastres en la ciudad de Smallville, Kansas. Pues bien, bajo mi punto de vista, en las empresas a este héroe se le conoce como Mando Intermedio.

Cuando hablamos de la cadena de mando de cualquier empresa es habitual hablar de jefes, o de equipo Directivo pero, en ocasiones, obviamos a los grandes protagonistas, aquellos que están en la capa media, entre grandes jefes y el Staff de colaboradores.

¿Cómo es nuestro Clark Kent?

Es un especialista que a menudo dirige un equipo de personas y, que a su vez, tiene asignado parte del trabajo. Es -y debe serlo- uno más. También atiende las peticiones de sus jefes, las de los clientes internos, a los proveedores, mantiene el rumbo para logar objetivos y se alinea con la estrategia general de su departamento y la organización. Y, muy importante, en algunas empresas, tiene poca o ninguna capacidad de control sobre los recursos, además de desarrollar su trabajo en cierta soledad. 

La única suerte que puede llegar a tener -él y la empresa, por supuesto- es que no se encuentre con demasiada “Kryptonyte” por el camino y tenga un jefe con Talento que invierta en su desarrollo, no lo debilite, y entienda cual es el proceso para construir un estupendo directivo de futuro, tal y como comentamos en ¿Puedo ser Jefe?, las 10 preguntas que debe hacerse un buen manager.

Los Directores con Talento son capaces de desarrollar a sus mandos intermedios proyectado directivos de futuro para asegurar la continuidad de la compañía y mantener su rentabilidad. David Guzmán tweet

Son la gran correa de distribución de la empresa. Su nivel debe ser excelente. Quizá podáis recordar a algún alto directivo que no haya pasado por esta capa -por diferentes motivos- y, seguramente se note en sus habilidades.

Si hay una posición que debe ocuparse con total convicción de que puede desempeñarse con garantía es ésta. Los retos son diarios, complicados.

Suelen encontrarse con diferentes  flujos de presión en diferentes niveles:

  • Vertical descendente, es decir, de sus jefes.
  • Vertical ascendente, de sus colaboradores o equipo. En ocasiones los equipos pueden ser tan grandes que se hagan complicados de gestionar.
  • Horizontal, de sus pares: esto es, cuando un flujo de trabajo implica a diferentes departamentos, muy probablemente con diferentes visiones, opiniones e intereses sobre un mismo tema.

“La genialidad del mando intermedio es lograr los objetivos intentando encontrar soluciones integradoras para todos” David Guzmán

¿Qué debes buscar en los mejores Mandos Intermedios?

Es difícil generalizar, cada compañía es diferente y requiere un plan individual tanto para Selección como para Desarrollo, es clave hacer un análisis certero, que en ocasiones no es fácil. Podemos hacer una primera aproximación aplicable a cualquier organización.

Si hemos de seleccionar a nuestros mandos intermedios, ¿Qué atributos debemos buscar?

  1. Alta capacidad en Gestión de Personas. Además de sus funciones técnicas, una de sus habilidades son las personas. Esta es una clave esencial, son los verdaderos Gestores del Talento (sin menos preciar la gran labor de los directores para que esto funcione), porque están muy cerca del resto. Es de lo más difícil de encontrar en un buen mando intermedio, sobre todo porque suelen llegar sin que nadie haya hecho nada por su desarrollo en éste área. Suele correlacionar con alto grado de Inteligencia Emocional.
  2. Alta capacidad de Resistencia a la Adversidad. Es alguien que disfruta estando cerca de los problemas reales del equipo, si los sacas de este entorno, su trabajo pierde aliciente. Cuando un mando intermedio no encaja en el puesto, habitualmente sólo ve obstáculos y la responsabilidad le supera, no es difícil de evaluar. Los que tienen Talento aquí ven oportunidades y la satisfacción de encontrar soluciones.
  3. Especialización. En su campo es un “top”, se caracteriza por hacer muy bien su trabajo. Además, muy importante, sabe cuáles son las limitaciones que verdaderamente puede tener una determinado proyecto, más allá de intenciones, aunque, esto nos puede dar para un debate en otro post, abro aquí la pregunta ¿Debe ser un experto? Hay corrientes que dicen que no es tan necesario para posiciones de Mando intermedio hacia arriba…¿Qué opináis?
  4. Anticipa el futuro. Es capaz de anticipar el escenario siguiente, tiene una foto tan amplia y real de lo que sucede en la organización que es capaz de alertar de los riesgos.
  5. Buena Gestión del tiempo, tiene una gran capacidad para hacer muchas cosas al mismo tiempo, con un control férreo sobre los tiempos, el reloj juega en su contra.
  6. Orientados a resultados, en muchos casos, sin poder llegar a tener control de los recursos y la capacidad suficiente para decidir, tienen el empuje necesario para desbloquear situaciones para continuar avanzando hacia el objetivo.
  7. Gran capacidad de negociación, siempre con un tono conciliador puede lograr soluciones integradoras para sus clientes internos u otros departamentos.
  8. Destaca su Esfuerzo, es incansable, tiene una gran capacidad de trabajo.
  9. Es creativo. Para lograr los resultados consigue generar buenas dosis de creatividad para encontrar nuevas soluciones.
  10. Posee una alta orientación al cliente. No sólo externos, tal y como comentamos en Motiva a tu equipo con clientes difíciles, ¿Cómo lograrlo?
  11. Tiene un alto Grado de Compromiso. Vive el proyecto como si fuera suyo. Generarlo no sólo depende de un atributo personal del colaborador, también de la empresa y en particular al departamento de Recursos Humanos -mejor llamado, Personas- , pero esto da para otro post, sin duda.

Pero, ¿cómo son las políticas de Recursos Humanos ante oportunidades internas las empresas? ¿Somos capaces de identificar el Talento? ¿Cómo haces su selección?, ¿y su evaluación y desarrollo?… ¿Tiene tu empresa una sólida capa de mandos intermedios?

“Corresponde al team leader (jefe de equipo) conocer a los miembros de su grupo de forma individual, saber qué es lo mejor que hace cada uno, colocarlos en función de estas áreas de fuerza y darles confianza para saltar obstáculos”. Marcus Buckingham (Gallup) tweet